Plataforma Muévete por la igualdad. Es de justicia © Tania Mata Parducci
Página de inicio | Contacto

Publicaciones
Materiales educativos Informes Publicaciones
Economía de los cuidados Participación política Educación Otros Artículos
Enlaces recomendados Noticias Cursos y Eventos
Muévete
Sobre la plataforma
Por qué Qué es Quiénes somos
Objetivo Beijing
Marco Internacional de Derechos Humanos de las Mujeres
Conoce la campaña
"Muévete por la Igualdad. Es de Justicia" surge de la Campaña que, con el mismo nombre, ha permanecido activa desde 2007 hasta 2010.
Más información »

Objetivo Beijing
Esfera Mujer y economía. Desigualdad en el acceso a las oportunidades económicas
1. Situación | 2. Propuestas


Situación

Es un hecho que la mujer y el hombre no participan de igual manera en la vida económica de sus sociedades, especialmente en lo que se refiere a la participación en la toma de decisiones en torno a ella, donde la presencia de mujeres es muy escasa. Tampoco es igual su acceso a los recursos económicos, pues aun existen múltiples barreras jurídicas y derivadas de las costumbres sociales que impiden a las mujeres el derecho a la propiedad o el acceso a la tierra, los recursos naturales, el capital, el crédito, la tecnología y otros medios de producción.

Esta desigualdad afecta directamente a las condiciones de vida y oportunidades de desarrollo de mujeres y hombres, pero también resulta decisiva, por poner algunos ejemplos, en la determinación de las condiciones laborales, el impacto de las políticas económicas, el reparto de tareas en el ámbito familiar o la necesidad de buscar oportunidades lejos de su país de origen. En todos estos ámbitos, las mujeres parten de una situación de desventaja respecto a los hombres, siguen sin poder alcanzar una situación de autonomía personal y soportan situaciones de injusticia y violación de sus derechos.

A pesar de estas dificultades para acceder y tener control sobre los recursos económicos, que están acentuando día a día el proceso conocido como la feminización de la pobreza, la aportación de las mujeres a la economía de sus sociedades es fundamental, ya que se calcula que realizan el 66% del trabajo a nivel mundial.


Salario bruto anual según estudios realizados, tipo de jornada y tipo de contrato por sexo
Miles de euros
  Ambos sexos Varones Mujeres
Por estudios realizados      
Sin estudios 12'90 14'83 8'47
Estudios primarios 15'64 17'64 10'82
Primer ciclo secundaria 15'67 17'59 11'70
Segundo ciclo secundaria 21'63 25'32 16'48
Formación profesional grado medio 17'96 21'27 14'37
Formación profesional grado superior 20'99 23'52 16'13
Diplomado universitario o equivalente 25'76 30'75 21'15
Licenciado, ingenieros superiores, doctores 32'99 38'69 25'62
Por tipo de jornada      
A tiempo completo 21'25 22'77 18'09
A tiempo parcial 7'84 9'47 7'25
Por tipo de contrato      
Indefinido 22'08 24'81 17'44
Duración determinada 13'4 14'76 11'08
       
Fuente: INE. Encuestra de Estructura Salarial 2002      


En las últimas décadas, un número creciente de mujeres se ha incorporado al mundo del trabajo remunerado por su propia elección, cobrando conciencia de sus derechos y optando por un proyecto de vida propio. Cada una de estas mujeres ha allanado el camino para las demás y ha cooperado en transformar su realidad, cuestionando los estereotipos sobre lo que deben hacer los hombres y las mujeres. Para estas mujeres, sin embargo, sigue siendo más difícil encontrar empleo, acceder a puestos directivos, disfrutar de contratos estables, conciliar su vida laboral profesional con su vida personal y recibir el mismo salario que sus compañeros.

En otro orden, la participación de las mujeres en el mercado de trabajo no se ha visto acompañada de una redistribución de su carga de trabajo en el ámbito del hogar o la comunidad, labor que no se suele medir en términos cuantitativos ni se valora en las cuentas nacionales. La contribución realizada por la mujer al desarrollo a través del trabajo en el ámbito privado se ve así subestimada y, por consiguiente, su reconocimiento social es limitado, a pesar de ser completamente imprescindible. Por poner un ejemplo, el coste económico del trabajo de cuidados, que las mujeres realizan de manera no remunerada en el ámbito familiar, es superior al gasto en salud que hacen los estados, ya que representa el 88% del trabajo total de atención a la salud.


América Latina. Total trabajadores, trabajadores remunerados
y domésticos no remunerados alrededor de 2002
América Latina. Total trabajadores, trabajadores remunerados y domésticos no remunerados alrededor de 2002


Una situación especialmente desventajosa es la que viven las trabajadoras inmigrantes, entre ellas especialmente las trabajadoras domésticas, que contribuyen con sus remesas a la economía del país de origen y mediante su participación en la fuerza de trabajo a la economía del país donde trabajan. A pesar de su valiosa aportación, pocas veces reconocida, las mujeres que migran padecen en el país de acogida las peores condiciones laborales, sufriendo comúnmente una doble discriminación por su condición de mujeres y extranjeras.


Ir a esfera Mujer y economía: Propuestas
Volver a Objetivo Beijing




  Cofinanciado por
Ayuda en Acción [logotipo]Entreculturas [logotipo]InteRed [logotipo]

Los contenidos de la Web son responsabilidad de las organizaciones participantes en la Plataforma.
La Comunidad de Madrid no se responsabiliza del contenido de esta web.
   

© 2007-2012 Ayuda en Acción - Entreculturas - InteRed


Política de Privacidad
Aviso Legal Website