Plataforma Muévete por la igualdad. Es de justicia © Tania Mata Parducci
Página de inicio | Contacto

Publicaciones
Materiales educativos Informes Publicaciones
Economía de los cuidados Participación política Educación Otros Artículos
Enlaces recomendados Noticias Cursos y Eventos
Muévete
Sobre la plataforma
Por qué Qué es Quiénes somos
Objetivo Beijing
Marco Internacional de Derechos Humanos de las Mujeres
Conoce la campaña
"Muévete por la Igualdad. Es de Justicia" surge de la Campaña que, con el mismo nombre, ha permanecido activa desde 2007 hasta 2010.
Más información »

Artículos

Wangari Maathai - 7/12/2010

Involucrando a las Mujeres en el Cambio Climático

Las mujeres necesitan ejercer sus derechos respecto a la tierra y a los recursos para poner en marcha prácticas agrícolas y forestales progresistas.
(Traducción: M.Pascual)

Wangari Maathai Un año después de la Cumbre sobre el cambio climático en Copenhague, los negociadores de países de todo el mundo están juntos de nuevo para elaborar una respuesta internacional al cambio climático. Mientras que muchos creen que deberíamos reducir nuestras expectativas para la cumbre de este año sobre el cambio climático en Cancún, esto sería un error. Al aumentar la temperatura global, también lo hacen los retos que afrontan los ciudadanos más pobres del mundo - las mujeres, especialmente aquellas que viven en países en desarrollo.

Las mujeres están viviendo en la primera línea de fuego del cambio climático, y al a vez están preparadas para ser socias activas en la lucha contra el cambio climático. Las negociaciones en Cancún deben ser una oportunidad para empoderar a las mujeres y para hacer compromisos concretos que conviertan las promesas de las primeras negociaciones en documentos legales, vinculantes y justos.

Desde la escasez de alimentos a la degradación de los bosques pasando por los nuevos y más complejos riesgos para salud, así como a una mayor probabilidad de conflictos por los recursos, los impactos del cambio climático amenazan con poner en peligro las vidas de las mujeres y las niñas. Pero a la vez de ser las mujeres las que se ven mas afectadas por las cargas del cambio climático debido a su papel como proveedores de sus familias, también son ellas las que están desarrollando las soluciones que salvarán al mundo de los impactos del calentamiento global.

La reutilización de los residuos sólidos

A través de su iniciativa de tecnología verde en la India, la Asociación de Mujeres Trabajadoras autónomas ha ayudado a mas 150.000 mujeres con la concesión de microcréditos y la capacitación necesaria para aprovechar las nuevas tecnologías verdes. Mientras el mundo desarrollado habla de "acción", las mujeres de los sectores más pobres de la economía de la India están reduciendo las emisiones de carbono, poniendo fin a su dependencia del carbón con la reutilización de los residuos sólidos y sensibilizando acerca de las ventajas de las energías alternativas.

Del mismo modo, en las regiones donde las mujeres son las que toman las decisiones sobre el uso de la tierra y los recursos, están demostrando ser una fuerza positiva para el cambio sostenible. Pero no sólo las mujeres en el mundo en desarrollo están asumiendo el reto del cambio climático. Como revelan las investigaciones en América del Norte, Europa y la India, las mujeres de todo el mundo demuestran un mayor conocimiento científico del cambio climático, muestran más interés y están más dispuestas a adoptar políticas diseñadas para abordar el calentamiento global. Muchas mujeres líderes en todo el mundo están al frente de una red de la sociedad civil global que trabaja para incidir en que gobiernos, e instituciones internacionales y en el sector privado para que cumplan sus promesas de acción por el clima.

Sin embargo, a pesar de su voluntad de tomar acción política e individualmente, la arraigada desigualdad entre hombres y mujeres continúa siendo un obstáculo crítico para que los esfuerzos globales aborden el cambio climático.

La calefacción más eficiente de combustible producido nunca, hará poco para poner fin a la deforestación o reducir las emisiones de carbono si las mujeres no tienen acceso a la formación necesaria para utilizarla, el micro-crédito necesario para comprarla, o la libertad financiera para controlar el gasto de sus hogares.

En muchas partes del mundo las mujeres no poseen títulos colectivos o individuales de la tierra en la que viven. Esta falta de control significa que son menos capaces de poner en práctica la agricultura sostenible y adaptar las estrategias de manejo forestal que contribuyan a la mitigación del cambio climático ya que sus voces no son escuchadas cuando se toman las decisiones. También se está impidiendo su capacidad de participar efectivamente en programas tales como ONU REDD (Programa Conjunto de las Naciones Unidas para la Reducción de Emisiones provenientes de deforestación y de degradación de los bosques), que ofrece incentivos financieros para reducir las emisiones de la deforestación.

Programas como REDD sólo funcionarán si los responsables políticos están dispuestos a aprender de las mujeres. Una de las principales lecciones aprendidas es que centrarse solo en el carbón como única medida de éxito de un proyecto de cambio climático hará sin duda descarrilar los esfuerzos internacionales para combatir el cambio. En el futuro, tenemos que tomar también en consideración los derechos comunitarios a la tierra y el carbón, el sustento de los habitantes de las comunidades, y las cuestiones relacionadas con la gobernanza.

En marzo de este año, cuando el secretario general Ban Ki-moon, anunció un panel de financiación para el clima que espera movilizar 100 mil millones de dólares al año para ayudar a los más afectados por el cambio climático; el panel de 19 personas no incluye una sola mujer.

No sólo las mujeres deben estar representadas en un panel sobre financiación para el cambio climático. Se debe invertir en todo esfuerzo posible para asegurar que las mujeres tengan acceso a la educación, capacitación y a fondos necesarios para adoptar tecnologías sostenibles y participar en la economía verde. Las mujeres y las niñas también necesitan ejercitar sus derechos sobre la tierra y los recursos para poner en práctica políticas forestales y prácticas agrícolas progresistas.

Por último pero no menos importante, las mujeres necesitan ejercer sus derechos democráticos básicos que les permitan votar y promover políticas verdes a nivel local, nacional e internacional.

Si la comunidad internacional se toma en serio el cambio climático, se debe reconocer a las mujeres como una parte fundamental de la solución para el problema del clima.

Wangari Maathai
7/12/2010






  Cofinanciado por
Ayuda en Acción [logotipo]Entreculturas [logotipo]InteRed [logotipo]
   

© 2007-2011 Ayuda en Acción - Entreculturas - InteRed


Política de Privacidad
Aviso Legal Website