Plataforma Muévete por la igualdad. Es de justicia © Tania Mata Parducci
Página de inicio | Contacto

Publicaciones
Materiales educativos Informes Publicaciones
Economía de los cuidados Participación política Educación Otros Artículos
Enlaces recomendados Noticias Cursos y Eventos
Muévete
Sobre la plataforma
Por qué Qué es Quiénes somos
Objetivo Beijing
Marco Internacional de Derechos Humanos de las Mujeres
Conoce la campaña
"Muévete por la Igualdad. Es de Justicia" surge de la Campaña que, con el mismo nombre, ha permanecido activa desde 2007 hasta 2010.
Más información »

Artículos

Las mujeres de Uganda ya no quieren esperar más

Favorecer que las mujeres sean capaces de proteger y hacer cumplir sus derechos, promocionar su capacidad de liderazgo, promover su participación en asuntos relacionados con el género y la justicia social y económica son objetivos irrenunciables de Ayuda en Acción. Nuestro trabajo en Pallisa, Uganda, es un ejemplo de nuestro compromiso.

En Pallisa, Ayuda en Acción promueve que las mujeres participen en la comunidad. © Fernando López del Prado García/Ayuda en Acción La República de Uganda se encuentra situada en el corazón geográfico del continente africano. Su rica herencia, que se deriva de la presencia de grupos bosquimanos, nilo-camíticos, sudaneses y bantúes, la convierte en un crisol de culturas. Fruto de esta pasada influencia, en este país se pueden escuchar treinta lenguas diferentes, si bien las más extendidas son el inglés, el ganda o luganda, el árabe y el kiswahili. En los siglos XVII y XVIII se formaron en el país los reinos de Buganda, Bunyoro, Busoga, Ankole y Toro. La autoridad de estos monarcas tradicionales fue restaurada en 1990, tras décadas abolida.

Antes, en 1962, Uganda obtiene el estatus de nación independiente tras un periodo de dominación colonial británica. En 1971, accede al poder el general Idi Amin Dada, que asume el poder y suspende toda actividad política. Idi Amin protagonizará uno de los capítulos más sangrientos de la historia del país y quizá de todo el continente. Esta etapa de terror se prolonga hasta 1979. Después de un periodo de incertidumbre, en 1986 Yoweri Museveni jura su cargo como Presidente. Tras haber ganado todas las elecciones celebradas en el país desde entonces, Museveni se mantiene en el poder. De manera paralela, Uganda se ve salpicada por la aparición de diferentes grupos guerrilleros. El más tristemente conocido es el Lord's Resistance Army (Ejército de Resistencia del Señor), liderado de manera brutal por el mesiánico Joseph Kony.

Así, la reciente historia de Uganda se ha visto enturbiada por la inestabilidad, unas veces atendiendo a asuntos domésticos y otras influenciada por la situación de sus vecinos geográficos: Kenia, Sudán, República Democrática del Congo, Ruanda y Tanzania. Pese a todo, la relativa normalidad de la que disfruta el país durante los últimos años le está permitiendo reconstruir su maltrecha economía. Se trata de un país rico en recursos naturales, agrícolas y pesqueros y cuenta con un enorme potencial de desarrollo turístico gracias a su gran belleza natural. No en vano, Winston Churchill se refirió a Uganda como "la perla de África" ya que posee parajes de excepcional belleza, como el Lago Victoria.

El compromiso de Ayuda en Acción con este sorprendente país viene de largo. De la mano de nuestros compañeros de ActionAid Uganda, los primeros fondos de socias y socios españoles llegaron a Bundibugyo, en el suroeste del país, en 1994. En la actualidad nuestro apoyo llega a las comunidades más vulnerables del Archipiélago de Kalangala, en el Lago Victoria, y al Área de Desarrollo de Pallisa, al noreste de Kampala, capital del país.

Marcadas por la tradición

El peso de la tradición marca la vida de las mujeres de Pallisa. © Fernando López del Prado García/Ayuda en Acción En Pallisa existen dos problemas que comprometen especialmente el progreso de la mujer: el peso de la tradición y la inseguridad alimentaria de la mayor parte de sus habitantes.

En demasiados lugares, y Pallisa es un claro ejemplo, el peso de la tradición marca desde el nacimiento la suerte de muchas mujeres. La vigencia de la división sexual de roles y tareas dicta que mujeres y niñas deban encargarse de un sinfín de labores que las aparta de poder recibir formación académica, decidir sobre su vida amorosa, sexual y reproductiva, acceder a recursos productivos, heredar, hacer valer su opinión en las esferas privada y pública, así como tampoco optar a un puesto de trabajo en base a sus méritos intelectuales, entre otras cosas. Su forzada situación de dependencia la convierte en más vulnerable y por lo tanto más pobre, analfabeta, peor alimentada, más castigada y más enferma.

Dadas las escasas opciones de las mujeres para participar en la vida política, en Pallisa promovemos la implicación de grupos de mujeres en cuestiones de liderazgo, toma de decisiones, planificación y procesos de presupuestación comunitaria. Su presencia es fundamental para que las políticas públicas locales adopten el necesario enfoque de género que ayude a revertir su situación de desventaja.

Para que la esfera política evolucione, debe ir acompañada de profundos cambios en las prácticas sociales y comportamientos discriminatorios presentes en el hogar y la comunidad. Nuestra organización ha puesto a disposición de mujeres y niñas víctimas de violencia de género un Centro de Atención y Recepción para prestarles cobijo y manutención temporal, mientras sus casos son analizados por el equipo de trabajadoras sociales y abogadas del centro. La coordinación y colaboración con la policía local es esencial. Los agentes, hombres y mujeres, se ocupan del seguimiento de las denuncias presentadas por estas mujeres y de su protección. En caso de que estas mujeres lleguen al centro en malas condiciones físicas, son derivadas a los hospitales cercanos.

Asimismo, para que las mujeres sean capaces de desafiar las prácticas consuetudinarias y denuncien los abusos, es necesario asegurar su acceso a medios de vida alternativos que les permitan vivir de manera independiente, tanto a ellas como a todas las personas a su cargo (descendencia, personas mayores, enfermos, etc.). En este sentido, hemos fomentado el establecimiento de Asociaciones de Mujeres Propietarias (Women's Land Associations). Estas agrupaciones promueven el cumplimiento de los derechos de propiedad, libertad de acceso y reparación de bienes arrebatados a mujeres.

Igualmente, nuestro trabaja va encaminado a mejorar las condiciones sanitarias en las que estas mujeres desarrollan su vida. Está ampliamente documentado y aceptado que la feminización de la pandemia del VIH/Sida está íntimamente relacionada con la violencia ejercida sobre las mujeres. Estamos trabajando para que la violencia por razones de género sea incluida dentro del programa de respuesta a la propagación del virus. Además, se está buscando que los profesionales sanitarios, así como el Gobierno, incluyan la violencia de género en sus programas de prevención, atención y apoyo. También se está prestando especial atención en la transmisión del virus de la madre al recién nacido.

Para los casos en los que el contagio haya sido imposible de evitar, estamos trabajando con estas mujeres para que averigüen su estado, para que tomen las medidas oportunas en caso de descubrir que son seropositivas y para que sean capaces de llevar una vida lo más normal posible. A la comunidad se le informa sobre los métodos de contagio y prevención y se trabaja para desterrar el estigma y la discriminación a personas que viven con el virus y con la enfermedad.

Nadie se puede quedar tranquilo si la mitad de las personas de nuestro mundo sufre: el bienestar y la felicidad de las mujeres beneficia a todos.

Fernando López del Prado García





  Cofinanciado por
Ayuda en Acción [logotipo]Entreculturas [logotipo]InteRed [logotipo]

Los contenidos de la Web son responsabilidad de las organizaciones participantes en la Plataforma.
La Comunidad de Madrid no se responsabiliza del contenido de esta web.
   

© 2007-2012 Ayuda en Acción - Entreculturas - InteRed


Política de Privacidad
Aviso Legal Website