Plataforma Muévete por la igualdad. Es de justicia © Tania Mata Parducci
Página de inicio | Contacto

Publicaciones
Materiales educativos Informes Publicaciones
Economía de los cuidados Participación política Educación Otros Artículos
Enlaces recomendados Noticias Cursos y Eventos
Muévete
Sobre la plataforma
Por qué Qué es Quiénes somos
Objetivo Beijing
Marco Internacional de Derechos Humanos de las Mujeres
Conoce la campaña
"Muévete por la Igualdad. Es de Justicia" surge de la Campaña que, con el mismo nombre, ha permanecido activa desde 2007 hasta 2010.
Más información »

Artículos

La participación política de las mujeres, instrumento para la igualdad en Ecuador

Ecuador, país que atraviesa en la actualidad un proceso Constituyente con la participación de un 37% de mujeres gracias a la recién aprobada Ley de Cuotas, es un ejemplo de los logros y dificultades del movimiento de mujeres y del valor y la necesidad de la participación política de las mismas como instrumento de cambio. La campaña Muévete por la Igualdad. Es de Justicia ha elaborado un informe sobre la participación política de las mujeres y la economía del cuidado en Ecuador, con entrevistas a 17 activistas pertenecientes al movimiento de mujeres y colectivos de empresarias y ONG.

La participación política y el liderazgo de las mujeres constituyen la vía para incluir las preocupaciones e intereses de las mujeres en la agenda política y con ello la adopción de las medidas necesarias para mejorar la situación actual. Así lo reconoce el movimiento de mujeres en Ecuador que en 2001 consiguió un logro sin precedentes: la aprobación de la Ley de Cuotas. Gracias a ello, se ha garantizado una alta participación de las mujeres en la actual Asamblea Constituyente. Sin embargo, todavía existen numerosas barreras que dificultan e impiden una participación y liderazgo efectivos por parte de las mujeres de Ecuador.

En este sentido, el rol que atribuye la sociedad a mujeres y hombres determina que estos ocupen los espacios públicos y las mujeres se vean excluidas al espacio privado. Esta situación hace que existan pocos modelos de liderazgo de mujeres. "Por eso, cuando algunas mujeres ingresan a participar en política pública asumen actitudes y comportamientos masculinos, como una forma de mantener el poder logrado y ser aceptadas", comenta Solanda Goyes, política del movimiento de mujeres de Ecuador.

Siguiendo con la imposición tradicional de roles masculino y femenino, las mujeres históricamente han sido y aún son responsables del trabajo relacionado con el cuidado de las personas. Estas tareas, a pesar de constituir el sustento del sistema económico actual, no gozan de reconocimiento social ni económico. Además de duplicar y hasta triplicar la jornada laboral de las mujeres, dicha responsabilidad impide que las mujeres se puedan dedicar de un modo continuo a la política, ya que dependen de la realidad de su vida familiar.

"Por la maternidad, por falta de tiempo, las mujeres no participan en política. Se necesita una mayor participación de las mujeres en las organizaciones políticas, para ejercer la paridad. Pero todavía tenemos una sociedad patriarcal, todavía se ve mal que una mujer quiera estar en un puesto de decisión. Ellos no aceptan que sea una mujer, prefieren un varón por sus patrones culturales; pueden votar para posiciones secundarias, o la ultima de las concejalas, de tal manera que sigue habiendo inequidad. También juega la idea de que en ciertas funciones tiene que ir un hombre y curiosamente esta idea no sólo está en los hombres sino también en las mujeres", explica Vilma Salgado, ex gerente general de la Agencia de Garantía de Depósitos.

Participación
La pobreza en la que viven las mujeres se ha incrementado en los últimos años, lo que ha favorecido su desmotivación y ha contribuido a disminuir su participación en diferentes organizaciones.

A estas barreras externas, hay que sumar la gran barrera subjetiva que constituye la experiencia internalizada de no libertad, de no valoración, de no reconocimiento en lo publico, de falta de autoestima.

Por supuesto, no es posible reducir la participación política de las mujeres a un hecho meramente cuantitativo. Es necesario mirar la calidad de las propuestas y cómo van a propiciar que la igualdad de género se convierta en un hecho real, en verdaderas políticas de Estado. De esta manera, Rocío Rosero, ex directora del Consejo Nacional de Mujeres, comenta que "El gran desafío es mirar la calidad de esa participación política: no todas las mujeres que llegan a cargos de elección popular son mujeres comprometidas, algunas por el contrario, son mujeres que defienden el status quo, el orden patriarcal, fácilmente se acomodan en las estructuras jerárquicas de los partidos y de las propias instituciones; son indolentes frente a los temas de la igualdad de género"

Estos problemas, que son a la vez causa y consecuencia de un liderazgo limitado de las mujeres, exigen un cambio profundo de la sociedad en su conjunto. Un cambio que llegue a establecer un sistema de políticas que apunten a un desarrollo humano basado en la igualdad. Que reconozca el valor del cuidado y la corresponsabilidad de hombres, mujeres y del propio Estado en dichas tareas.

Silvia Altolaguirre y Patricia Solaun
Coordinadoras de la Campaña “Muévete por la Igualdad. Es de justicia” integrada por Ayuda en Acción, InteRed y Entreculturas





  Cofinanciado por
Ayuda en Acción [logotipo]Entreculturas [logotipo]InteRed [logotipo]

Los contenidos de la Web son responsabilidad de las organizaciones participantes en la Plataforma.
La Comunidad de Madrid no se responsabiliza del contenido de esta web.
   

© 2007-2012 Ayuda en Acción - Entreculturas - InteRed


Política de Privacidad
Aviso Legal Website