Muévete por la igualdad. Es de justicia Página de inicio | Contacto © Ayuda en Acción

¿Por qué? Objetivos Participación política de las mujeres Economía de los cuidados Quiénes somos Documentación
Informes Materiales educativos Artículos Materiales de difusión Te recomendamos Noticias Muévete Ventanas de Mujeres Marco Internacional de Derechos Humanos de las Mujeres
Objetivos Beijing
ÚNETE
  Para informarte sobre las novedades de la campaña:  
 
Nombre

  Provincia
  Email
 
 


Modificar datos
Cancelar suscripción
Protección de Datos


Artículos
El agua potable y el saneamiento son una necesidad y un derecho humano fundamental. Paloma Lafuente, voluntaria del grupo virtual de la campaña, reflexiona en su artículo de opinión agua y saneamiento: cuestión de género, cómo frente a la crisis del agua y saneamiento, la población más afectada son mujeres y niñas. Ellas son quienes enfrentan en su vida cotidiana los obstáculos para acceder al agua potable y a un adecuado saneamiento y quienes resuelven esta necesidad familiar, al ser las responsables de su gestión en el ámbito doméstico y comunitario. Por otro lado, el agua está estrechamente vinculada con el trabajo cotidiano que se les asigna por su posición de género en el interior de sus hogares: las horas dedicadas al mantenimiento del hogar, la salud, el cuidado de los familiares y a la recogida del agua, afecta al tiempo que disponen para otras actividades productivas, de educación y ocio; limitando de esta manera su calidad de vida y oportunidades de desarrollo.

Agua y saneamiento: cuestión de género

En un mundo marcado por conflictos globales sin resolver, guerras en continuo avance y terrorismo constante, hablar de crisis de agua y saneamiento vende poco. La realidad es contundente al igual que las cifras: 1.100 millones de habitantes de países en desarrollo carecen de un acceso adecuado al agua y 2.600 millones no disponen de servicios básicos de saneamiento(1).

La población con menos recursos materiales, sociales y culturales de los países de Sur es la más afectada, siendo las mujeres el mayor porcentaje al quedar excluidas del acceso al agua y a un adecuado saneamiento. Además, mujeres y niñas dedican muchas más horas a recoger agua, afectando el tiempo de que disponen para otras actividades productivas, principalmente, para ir a la escuela. Contar con un adecuado saneamiento no sólo reduce el contagio de enfermedades provocadas por la falta de higiene, sino que mejora la asistencia de las niñas a clase, aumentando la alfabetización y desarrollo futuros.

1.100 millones de habitantes de países en desarrollo carecen de un acceso adecuado al agua. Este dato muestra la alarmante realidad de millones de personas que se ven privados a diario de este bien fundamental. Pero el problema no es tanto la escasez de agua como la dificultad de acceso a ella. Dicho bien, considerado como de primera necesidad y al que todos y todas tenemos acceso público, es un lujo para una gran parte de la población mundial. En el caso del saneamiento, casi una utopía.

El acceso al agua rige una serie de mecanismos donde se ven implicados un gran número de actores. Los hogares privados de activos y oportunidades esenciales (principalmente del África Subsahariana, Asia y Latinoamérica) son los más afectados ya que se encuentran inmersos dentro del “juego” de intermediarios y suministradores que hacen negocio como vendedores entre el servicio público y los hogares. Las consecuencias son el alto coste de los servicios, que incrementa el precio final de lo que pagan estos hogares por metro cúbico de agua frente a los hogares de ingresos más altos, que cuentan con un acceso al servicio público de agua y saneamiento más justo y adecuado.

Paralelamente, en las zonas rurales la problemática es distinta. Las fuentes de agua se encuentran lejos de los hogares y la recolección y transporte dificultan la vida de las personas carentes de recursos básicos. Las encargadas de este duro trabajo son mayoritariamente las mujeres y las niñas. Las horas dedicadas a la recolección de agua impide a éstas acudir a la escuela, lo que perjudica su educación y futuro y explica las desigualdades de género. Un ejemplo muy ilustrativo se describe en el Informe 2006 sobre Desarrollo Humano del PNUD: “En Tanzania, los niveles de asistencia escolar son un 12% más elevados entre las niñas que viven a 15 minutos o menos de una fuente de agua que entre aquéllas que viven a una hora o más”.

Las mujeres, responsables del hogar y de los hijos e hijas, necesitan acceder al agua (para cocinar, lavar la ropa, cuidar de los parientes enfermos, de los bebés.). Las horas que podrían dedicar a otras labores productivas, al desarrollo de un negocio o a su tiempo libre, incrementaría su calidad de vida y a largo plazo sus oportunidades de desarrollo.
Tal y como demuestra el informe desarrollado por UNICEF y la OMS(2) cuando habla de alcanzar el objetivo nº 3 de: “Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer: "La mejora del suministro de agua permite acortar el tiempo que emplean las mujeres en tareas relacionadas con la salud y los cuidados familiares y les da más tiempo para actividades productivas, de educación de adultos y de ocio”.

Pero si de algo no se benefician las mujeres en los países en desarrollo es de un adecuado saneamiento. No podemos olvidar que la cifra del déficit de saneamiento es mucho mayor que la del acceso al agua, siendo 2.600 millones de habitantes de países en desarrollo los que no disponen de un servicio básico de saneamiento.

A simple vista podría parecer un servicio público menos necesario que disponer de agua potable, sin embargo, son muchas las enfermedades que padecen los y las habitantes del sur y que se relacionan con un suministro inadecuado del saneamiento; tales enfermedades son las consecuencias de la ausencia de letrinas, letrinas en mal estado o el inadecuado tratamiento de las aguas residuales, entre otras.

Mejorar el saneamiento no sólo repercute, como hemos dicho, en el beneficio de los hogares y, por tanto, de la comunidad, sino que muy especialmente en las más afectadas por la ausencia de éste que son las mujeres y las niñas. La ausencia y déficit de saneamiento está muy relacionado con la pérdida de la dignidad como personas.

Y es que todas las personas deben tener sus necesidades básicas resueltas y, en el caso de las mujeres, la pérdida de esa falta de dignidad está asociada a la falta de privacidad y acceso inadecuado, de ahí que valoren muy por encima de los hombres contar con saneamiento en los hogares. Según el PNUD: “Para millones de mujeres de todo el mundo, el acceso inadecuado al saneamiento es motivo de verguenza, incomodidad física e inseguridad”. En cuanto a las niñas, un saneamiento insuficiente o la falta de letrinas separadas en la pubertad hace que abandonen la escuela por falta de privacidad y seguridad.

Como ocurría con el tema del agua, existen numerosas barreras que chocan con la necesidad de crear unas adecuadas infraestructuras sanitarias e higiénicas. El problema, como siempre, parece estar en la falta de consenso entre las instituciones, profundamente fragmentadas y débiles, en la ausencia de una planificación por parte de gobiernos en temas de higiene y salud, así como en la obligación moral de implantación pública de sistemas sanitarios. Está claro que la percepción y sensibilidad que se tenga hacia estos temas marcará la agenda por parte de las autoridades.

Como hemos visto, las mujeres, la mayor parte de las veces, no pueden expresar su opinión ni puede participar de los procesos de cambio de la comunidad, por lo tanto, es más difícil que pueda influir en las decisiones y demandas.

A medida que las mujeres vayan teniendo más voz en estos procesos y se implique en la toma de decisiones de los gobiernos locales, más cambiará la percepción de lo necesario de estas políticas sanitarias por parte de las instituciones públicas. En este proceso, las mujeres, como en muchos otros, tienen mucho que decir.


Paloma Lafuente
Voluntaria del grupo virtual de la Campaña “Muévete por la Igualdad. Es de justicia”
26 agosto 2008

(1) PNUD. Informe sobre Desarrollo Humano 2006. “Más allá de la escasez: poder, pobreza y la crisis mundial del agua”.
(2) UNICEF/OMS. Alcanzar los Objetivos de desarrollo del milenio en materia de agua potable y saneamiento. Evaluación a mitad de período de los progresos realizados. (Programa conjunto de vigilancia del abastecimiento de agua y saneamiento). 2004.




  Cofinanciado por
Ayuda en Acción [logotipo]Entreculturas [logotipo]InteRed [logotipo]
   

© 2007-2011 Ayuda en Acción - Entreculturas - InteRed


Política de Privacidad
Aviso Legal Website